El mago de oz

noviembre 30, 2008

 

 

 

 

 

 

  El Mago de Oz

 

Dorita era una niña que vivía en una granja de Kansas con sus tíos y su perro Totó.

 

Un día, mientras la niña jugaba con su perro por los alrededores de la casa, nadie

 

se dio cuenta de que se acercaba un tornado. Cuando Dorita lo vio, intentó correr

 

en dirección a la casa, pero su tentativa de huida fue en vano. La niña tropezó, se

 

cayó, y acabó siendo llevada, junto con su perro, por el tornado. Los tíos vieron

 

desaparecer en el cielo a Dorita y a Totó, sin que pudiesen hacer nada para

 

evitarlo.

 

 Dorita y su perro viajaron a través del tornado y aterrizaron en un lugar

 

totalmente desconocido para ellos. Allí, encontraron unos extraños personajes y un

 

 hada que, respondiendo al deseo de Dorita de encontrar el camino de vuelta a su

 

 casa, les aconsejaron  que fueran a  visitar al mago de Oz. Les indicaron el camino

 

de baldosas amarillas, y Dorita y Totó lo siguieron.

En el camino, los dos se cruzaron con un espantapájaros que pedía,

 

incesantemente, un cerebro. Dorita le invitó a que la acompañara para ver lo que el

 

mago de Oz podría hacer por él. Y el espantapájaros aceptó. Más tarde, se

 

encontraron a un hombre de hojalata que, sentado debajo de un árbol, deseaba

 

tener un corazón. Dorita le llamó a que fuera con ellos a consultar al mago de Oz. Y

 

continuaron en el camino. Algún tiempo después, Dorita, el espantapájaros y el

 

hombre de hojalata se encontraron a un león rugiendo débilmente, asustado con

 

los ladridos de Totó. El león lloraba porque quería ser valiente. Así que todos

 

decidieron seguir el camino hacia el mago de Oz, con la esperanza de hacer

 

realidad sus deseos.

Cuando llegaron al país de Oz, un guardián les abrió el portón, y finalmente

 

pudieron explicar al mago lo que deseaban. El mago de Oz les puso una condición:

 

primero tendrían que acabar con la bruja más cruel de reino, antes de ver

 

solucionados sus problemas. Ellos los aceptaron. Al salir del castillo de Oz, Dorita y

 

sus amigos pasaron por un campo de amapolas y aquél aroma intenso les hicieron

 

caer en un profundo sueño, siendo capturados por unos monos voladores que

 

venían de parte de la mala bruja. Cuando despertaron y vieron la bruja, lo único

 

que se le ocurrió a Dorita fue arrojar un cubo de agua a la cara de la bruja, sin

 

saber que eso era lo que haría desaparecer a la bruja. El cuerpo de la bruja se

 

convirtió en un charco de agua, en un pis-pas.

Rompiendo así el hechizo de la bruja, todos pudieron ver como sus deseos eran

 

convertidos en realidad, excepto Dorita. Totó, como era muy curioso, descubrió

 

que el mago no era sino un anciano que se escondía tras su figura. El hombre

 

llevaba allí muchos años pero ya quería marcharse. Para ello había creado un globo

 

mágico. Dorita decidió irse con él. Durante la peligrosa travesía en globo, su perro

 

se cayó y Dorita saltó tras él para salvarle. En su caída la niña soñó con todos sus

 

amigos, y oyó cómo el hada le decía: – Si quieres volver, piensa:

“en ningún sitio se

 

está como en casa”. Y así lo hizo. Cuando

despertó, oyó gritar a sus tíos y salió

 

corriendo. ¡Todo había sido un sueño! Un sueño que ella nunca olvidaría… ni

 

tampoco sus amigos.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: